Categoría: Tips Internacionales

Lo que debes saber de los cruceros para no caer en estos 10 tópicos

Publicado por : administrador/ 51 0

Hay una travesía ideal para cada tipo de viajero, desde pequeñas expediciones hasta barcos que son auténticas ciudades flotantes

Panorámica de la isla Livingstone, en el archipiélago de las Shetland del Sur, en la Antártida.

Hay un crucero para cada tipo de viajero. Estos son algunos de los tópicos que merece la pena desterrar.

1 Los cruceros son para viejos

Y para niños. Y para recién casados. Y para aventureros de cualquier edad. El sector ha crecido tanto que ya hay barcos hasta tematizados por edades o situaciones personales (barcos Disney para familias, cruceros para singles,cruceros musicales…).

2 Solo se ven mar y puertos

Pues depende del tipo de crucero. Si uno quiere unas vacaciones en plan hotel de playa, sin hacer nada más que tumbarse al sol, beber y comer, y luego, hasta la madrugada en la discoteca, puede elegir un macrocrucero de esos que son como ciudades vacacionales, pero con quilla. Y no hace falta bajarse hasta que a uno le echen de allí. Pero si se busca aprovechar la experiencia para además conocer mundo, se puede elegir uno que atraque en ciudades interesantes y que pase en ellas tiempo suficiente para disfrutarlas. El Mediterráneo es perfecto para este tipo de experiencias más culturales.

3 Son una horterada

Una vez más, depende de cómo se lo monte cada uno. Se puede optar por realizar todas las actividades que proponga el servicio de entretenimiento, desde clases para ponerse el pareo hasta sesiones de aquagym, o uno puede dedicarse a leer, a ver cine (sí, muchos barcos tienen sala de cine a la que, por cierto, no va ni Dios y se puede ver una buena película casi en soledad), pasear por la cubierta viendo maravillosos atardeceres o simplemente descansar. Que falta hace, seguro.

4 Son solo para el verano

Es cierto que se disfruta más de un crucero con buen tiempo, pero hay muchos veranos y podemos aprovechar el invierno del hemisferio norte para viajar por mares del sur, donde entonces hará buen tiempo. Como las aves migratorias, las navieras buscan mares y climas benignos para sus buques en cada estación. La temporada del Mediterráneo va de abril a finales de octubre mientras que la del norte de Europa tiene su momento en julio y agosto. Diciembre, enero y febrero son perfectos para el Caribe, el sureste asiático o el cono sur americano.

5 Las excursiones son un timo

Las navieras sacan la mayor tajada del beneficio no en lo que cobran por el pasaje sino en lo que prevén que vas a gastar en extras a bordo. Y las excursiones a tierra son una mina de oro para ellos. Pero hace ya mucho tiempo que los pasajeros de un buque dejaron de ser cautivos en este aspecto. En todos los puertos tradicionales de cruceros han proliferado como setas las empresas que ofrecen excursiones alternativas y gracias a Internet son fáciles de encontrar y contratar. Basta con buscarlas en Google y reservarlas con antelación. Y luego está la alternativa de hacerlo solo. Yo he hecho muchos cruceros y jamás he tirado de excursiones oficiales ni de las alternativas. Estudiaba antes qué quería hacer y ver, y al descender a tierra alquilaba una moto o una bici (servicio que hay en casi todos los puertos) y me iba por mi cuenta.

6 Durante la travesía me obligan a cenar todas las noches en la misma mesa

Aunque obviamente se puede tener buena suerte y coincidir con gente afín que animan las veladas, reconozco que es una lotería (poniéndonos en lo peor, no sé si es peor que te toquen unos compañeros de mesa que no paran de hablar y al minuto uno ya te han enseñado las fotos de los nietos o vecinos que no abren la boca más que para decir: “Me pasa la sal”). Pero esta costumbre está cambiando y las navieras entienden que han de dejar más libertad a la hora de relacionarse entre los pasajeros y que uno no tenga que sentarse todas las noches con las mismas personas, si no quiere. Se va hacia un modelo de restaurante convencional, donde llegas y pides mesa y te la dan en función de la disponibilidad.

7 En un crucero tengo que ir vestido con chaqueta y corbata

A no ser que uno se apunte a un crucero de lujo, en absoluto. Solo se pide una chaqueta informal (ni siquiera corbata) para la noche de la cena de gala. De hecho, ahora mismo el problema en los cruceros es más bien el contrario: la banalización del código de vestimenta. Hay quienes hacen la maleta como si fueran a Hawái y se presentan a cenar en bermudas y camiseta de tirantes. Ni tanto ni tan calvo, por favor.

8 Me voy a marear

Hombre, uno tiene más probabilidades de que ocurra que si se quedara en casa, para qué nos vamos a engañar. Pero, ¿te vas a quedar sin ver mundo y vivir experiencias por esa tontería? Hay múltiples soluciones en la farmacia para evitar los mareos.

9 Los barcos van llenos de gente y hay colas para todo

Si uno se apunta a una de esas ciudades vacacionales flotantes para 6.000 pasajeros, posiblemente tenga que estar dispuesto a hacer alguna que otra cola. Pero hay que erradicar ya definitivamente la idea de que un crucero equivale a un barco lleno de gente. Para poner solo un ejemplo, hay cruceros-expedición por lugares remotos —por ejemplo, Groenlandia, Antártida, Alaska o la Patagonia— y para no más de 200 o 300 pasajeros, en los que se visitan lugares fascinantes que serían inaccesibles de otra manera. Y en los que el entretenimiento a bordo en vez de bailar consiste en charlas sobre historia, geología y biología de los lugares por los que se transita.

10 Y además… me cansa viajar

¡Enhorabuena! Entonces un crucero es tu viaje perfecto. No conozco otro método viajero que te permita ver seis ciudades en seis días y que sea el armario el que te siga, no tú el que tenga que hacer y deshacer otras tantas veces la maleta. Resumiendo: aunque son carne fácil para la broma y el cachondeo, cada crucero es un mundo y se puede vivir de muchas maneras. Más allá de los topicazos, un crucero puede ser muy divertido, muy interesante y muy aventurero si uno sabe lo que busca y elige bien.

 

 

 

 

Fuente: El Pais.

Cómo lidiar con la ansiedad previa al viaje

Publicado por : administrador/ 44 0

Lo has hecho todo bien. Has soñado con tu viaje durante meses, has ahorrado y organizado tus finanzas, has buscado información sobre el destino, has reservado vuelos y hoteles, y, por fin, está a la vuelta de la esquina: el día de partida.

Sin embargo, hay una vocecilla que parece estar empeñada en aguarte la fiesta, no importa lo mucho que intentes callarla. ¿Y si el viaje sale mal? ¿Y si pierdes el avión? No hablas el idioma local, ¿y si te pierdes y no eres capaz de pedir ayuda? ¿Y si todo sale del revés? ¿Y si este viaje es, después de todo, una idea catastrófica?

Créenos, hemos estado ahí. La ansiedad pre-viaje es algo real, y muchos viajeros experimentan aprehensión unos días antes de salir tanto si es su primer viaje, como el número mil.

¿La buena noticia? No es invencible, y con un poco de preparación lograrás que no arruine tu viaje.

1. BUSCA TODA LA INFORMACIÓN NECESARIA

¿Has oído alguna vez eso de que la información es poder? Pues cuando se trata de cruzar fronteras, más todavía. El acto de salir de la zona de confort es un salto a lo desconocido… y con ello, llega la ansiedad.

Piensa por un momento cuál es el origen de la ansiedad. Sea la posibilidad de que pase algo malo, de que pilles alguna enfermedad, de que te sientas solo o sola, o de pelearte con tus compañeros de viaje, todo se reduce a una palabra: incertidumbre.

El mejor antídoto a la incertidumbre es, tú lo has dicho, información. Si tienes miedo de que te pase algo en camino (digamos, que te roben el pasaporte), infórmate de qué zonas de tu destino tienen mayor riesgo, qué hacer para mitigarlo y qué pasos tendrías que seguir para solucionar el problema.

Lo mismo para los posibles riesgos para la salud. ¿Hay alguna vacuna que puedas ponerte, o algún alimento que convenga evitar?

En cuanto a la preocupación de si te sentirás solo o sola, antes de salir puedes buscar foros o grupos de Facebook en tu destino en los que puedas conectar con gente.

Si viajas con amigos o tu pareja y te preocupan los posibles desacuerdos, asegúrate de que los dos (o todos) tenéis un plan y expectativas compatibles, o si no, si estaríais dispuestos a separaros en algunos tramos del itinerario.

Una buena forma de combatir la ansiedad es tener planeado tu primer día en destino. Saber qué te espera una vez aterrices te servirá para calmar los nervios y te dará unas instrucciones precisas de qué hacer, paso a paso.

Cosas como llevar dinero local desde casa o saber exactamente donde están los cajeros del aeropuerto te sacará un nubarrón de la mente.

Reserva un hotel  y apunta la dirección, tanto en español como en el idioma local, en un papel físico: los móviles pueden ser traicioneros.

Busca cómo puedes ir del aeropuerto o estación hasta el alojamiento y qué formas de pago aceptan. Lleva un par de opciones de sitios para comer o cenar.

Dinero

3. PERO NO PLANEES MUCHO MÁS

Más allá del primer día, no lleves cada segundo del viaje pensado y apuntado en un horario estricto. Hay cosas que pueden no salir acorde al plan, y llevar las expectativas muy altas puede resultar en encontronazos y decepciones si tu viaje no va exactamente como esperabas.

Además, gran parte de la belleza de un viaje es la espontaneidad. Imagínate que conoces a un grupo de viajeros con los que haces buenas migas y quieres pasar los demás días con ellos, o que el recepcionista del hotel te recomienda una excursión de un día a las afueras de la ciudad que no viene en tu guía. Estas experiencias son las que luego se convertirán en tus mejores recuerdos, deja algo de espacio en tu planning diario para que se presenten.

4. CUÍDATE

Por mucho que se hagan en vacaciones, los viajes pueden resultar agotadores. Estar en buen estado físico (al nivel individual de cada uno) te ayudará a disfrutarlo lo más posible, además de ayudar con el estrés pre-viaje.

No es necesario que hagas nada fuera de lo normal. Sigue tu rutina de ejercicio (intenta no saltártela, por muy apretados que tengas los últimos días), duerme lo suficiente, come sano e intenta que no se te vaya la mano en tu fiesta de despedida.

Una vez en destino, no dejes de lado buenos hábitos. Por supuesto, no evites probar la cocina local y sus correspondientes pócimas alcohólicas, pero intenta mantenerte hidratado (los ocho vasos de agua al día son buenos en todos lados). Intenta participar en actividades que te hagan moverte, como tours en bici por la ciudad o algo de senderismo.

Muy importante: llévate un buen seguro de viaje. Esperamos de corazón que no te haga falta, pero siempre, siempre es buena idea.

5. ASEGÚRATE DE QUE TIENES TODO LO QUE NECESITAS

Fundamentalmente, todo lo que no puedas obtener en destino (si te dejas el cepillo de dientes, te garantizamos que con casi total seguridad podrás comprar uno allí).

Tu pasaporte (y copias digitales). Medicación especial (y copias de las recetas por si te preguntan en aduanas). Tus gafas graduadas, si las necesitas (o lentillas, incluyendo un par de repuesto). Tu talismán de la buena suerte (si te funciona, adelante).

También ten a mano cosas que puedas necesitar nada más llegar, o que te harán la vida y el trayecto más fácil: el móvil y cargador, candados para la maleta o para las taquillas del hostal, una muda de ropa en la maleta de mano (por si la facturada se retrasa).

Y un consejo: si vas a salir de la zona Schengen o la Unión Europea, llévate un boli para rellenar el documento de inmigración. Suelen tener en destino, pero no querrás pasarte todo el vuelo dándole vueltas a qué hacer si no hay.

6. BUSCA QUÉ RUTINA PUEDES TENER EN DESTINO

Este consejo es especialmente relevante si vas a hacer un viaje largo (un mes o más), pero incluso si solo te vas a escapar unos días y tienes nervios, pensar en tu destino como tu casa temporal te ayudará. Busca cómo puedes reproducir ciertos aspectos de tu vida diaria, con la peculiaridad y el toque especial que le dará estar en un sitio diferente.

Encuentra un gimnasio en el que puedas apuntarte el tiempo que vayas a estar, y prueba alguna de las clases. Si vas a trabajar mientras viajas, localiza algún espacio de coworking donde puedas conocer a otros nómadas digitales o a emprendedores locales.

Con la ayuda de Google, ve qué bares, cafés o restaurantes están cerca de donde te vas a quedar y al llegar pásate, por si puedes convertirte en cliente habitual de alguno de ellos. La familiaridad del proceso te ayudará a aclimatarte a tu nuevo escenario mucho más rápido.

Si la noche antes de salir no puedes dormir de los nervios, recuerda que es pasajero. La ansiedad desaparecerá como por arte de magia en cuanto estés en destino, inmediatamente o un par de días después.

No olvides que este es tu viaje, el que planeaste y con el que soñaste durante tanto tiempo. No permitas que nada te impida disfrutarlo.

Montaña

Si viajas en avión con tu mascota necesitas saber esto

Publicado por : administrador/ 804 0

Muchas veces pasa que vas a irte de vacaciones pero hay una cosa que te detiene a pensar: tu mascota. Tranquilo, algunas aerolíneas mexicanas como Volaris, Aeroméxico e Interjet te permiten viajar con tu mascota siempre y cuando cumplas con algunos requisitos. Aquí te las decimos para que las tomes en cuenta.

Documentación requerida:

Resultado de imagen para perro avion
Cartilla de vacunación (original y copia) que incluya la antirrábica (con un periodo de 30 días a un año previos al vuelo); desparasitación (no mayor a seis meses); documento certicado por un médico veterinario.
Cer ticado de salud  (original y copia) hecho por un veterinario con su rma y fecha de la revisión (menor a cinco días del viaje).

Certificado Zoosanitario (original y copia) de la SAGARPA/SENASICA para vuelos al interior de la República o Centroamérica (esto último en el caso de Volaris).
Si cuentas con el programa de Mascota Viajer o  sólo debes llevar el documento acreditado por la SENASICA.
Realizar el pago extr a que te solicitarán según las características de tu mascota y su jaula. Interjet no tiene car go siempre y cuando tu mascota reemplace alguna de las piezas de tu equipaje (una maleta, por ejemplo), si se excede el peso, se paga una suma por cada kilo extra.

Para que tu mascota viaje en la cabina:

Imagen relacionada
No debe exceder los 10 kilogramos de peso (con todo y su caja o jaula).

En el caso de Aeroméxico, el vuelo no debe exceder las 6 hor as de duración.
Que sea perro o gato.
Debe tener más de 4 meses de edad .
No debe estar en lactancia, enf ermo, pr eñada (hembras) o ser violent o .
Sólo puedes ingresar con uno por jaula.
La jaula no puede tener ruedas, candado (a excepción de Interjet que sí pide un seguro en la jaula) o el piso perforado. Además, debe contar con buena ventilación y ser impermeable. En el interior no debe haber objetos que puedan lastimar al animal y éste debe tener espacio suciente para dar una vuelta sobre su propio eje.
El contenedor debe tener neutralizador de aromas y envases de alimento o agua a prueba de derrames.

Tu mascota no debe estar vacunada, desparasitada u operada en un periodo mínimo de 5 días antes del vuelo.

Para que tu mascota viaje en el compartimento de carga:

Sólo pueden transportarse en esta sección

Cumplir con los mismo requisitos mencionados en el apartado anterior.
Puede registrarse un máximo de 7 mascotas por persona .
*En ambos casos, la jaula debe tener una etiqueta con: datos del propietario y mascota, así como destino o vuelo. Recuerda que debe ir en el mismo avión que tú.

Razas no permitidas

A algunas razas no se les permite abordar un avión por ser braquicéfalos , es decir, aquellos con mayor probabilidad de sufrir un golpe de calor o algún paro respiratorio, ataque de estrés o poca resistencia a altas temperaturas. Éstos son:
Affenpinscher, American Staffordshire Terrier, Boston Terrier, BrusselsGriffon, Boxer, Bull Mastiff, Carne Corso, Carlino, Cavalier Sapniel, Cavalier King Charles, Chow-Chow, Grifón de Bruselas, Bulldog (inglés y francés), Staffordshire Bull Terrier, Lhasa Apso, Mastín, Pekinés, Pit Bull, Presa Canario, Pug (todas las razas), Shar Pei, Spaniel tibetano, Dogo de Burdeos, English Toy Spaniel, apso, Maltés, San Bernardo, Spaniel inglés enano, Spaniel Tibetano, Yorkshire Terrier.

Resultado de imagen para perro JAULA metalica

Interjet solicita que las “ razas peligrosas ”, deben ir en una jaula metálica que tenga todas las características mencionadas con anterioridad. Entre ellas están: Akita Inu, American Bully, Boxer, Dóberman, Dogo Mallorquín, Fila Brasileño, Pastor de Anatolia, Pitbull Terrier Americano, Rottweiler, Staffordshire Bull Terrier, Staffordshire Terrier Americano y Tosa Japonés.

 

Animales de apoyo

Imagen relacionada

Los animales de apoyo emocional o de servicio (para personas con discapacidades) pueden viajar en la cabina independientemente de su tamaño o raza (aún los braquicefálicos, siempre que tengan la certificación médica) pueden viajar en la cabina y contar con un certificado médico que haga constancia de sus funciones.
Aeroméxico especica que para transportar aves (protegidas) se debe contar con el certificado zoosanitario para la exportación de animales derivado de la vida silvestre. Asimismo, es necesario presentar un Certicado CITES de la SEMARNAT. Para su transportación, se debe presentar un contenedor de plástico con una capacidad máxima de 4 aves.
De igual manera, te recomendamos que consultes a tu médico veterinario para saber si es buena idea que tu mascota viaje en avión. Además, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes prohíbe sedar a los animales domésticos durante un vuelo por los riesgos que implica para su salud.

Tips para alivianar el peso de tus maletas

Publicado por : Cotow3b/ 200 0

1. Si lo tienen, no lo lleves

Seamos sinceros, cargar maletas pesadas es algo molesto, agotador y a veces hasta puede resultar costoso.

Quítate el peso de los hombros y pon tus maletas a dieta con esta breve guía para alivianar el peso de tu equipaje de una vez y para siempre.

Antes de ir de viaje, tómate unos minutos para llamar al hotel, albergue o donde sea que te hospedes y pregunta si cuentan con toallas, sábanas, secador de pelo y todas esas cosas que no querrás cargar en tus maletas. Si la respuesta es sí, bajo ninguna circunstancia lleves estos elementos en tu equipaje.

2. Temporadas

¿Es invierno? Lleva ropa abrigada. ¿Es verano? Lleva ropa ligera. No cargues con cosas “por si acaso” que raramente usarás.
Resultado de imagen para temporadas de ropa invierno verano

3. Combinando colores

Las mujeres no son las únicas que combinan rigurosamente sus prendas. Por eso, para las personas que no dejan nada librado al azar, lo mejor será elegir ropa de colores más bien neutros: marrón, blanco, negro y pasteles. Así, todo será combinable y llevarás menos.

4. Una regla sencilla

Existe una regla para viajes de menos de una semana, que consiste en llevar siempre lo justo, que no falte nada y lo más importante: que no sobre. Empaca 1 playera por día, 1 conjunto de ropa interior por día, 1  sweater, 1 pantalón cada dos días (nunca menos de 2 pantalones), 2 pares de zapatos en total y alguna que otra prenda de temporada como una campera o un traje de baño.

5. Cuenta para descontar

Antes de hacer las maletas, haz una lista con todas las cosas que llevas, incluidas las menos importantes como ropa interior, cepillo para el cabello… Conviene además disponer los objetos sobre una cama o sillón, de modo que tengas una visión completa. Así tendrás sabrás con certeza qué cosas realmente están de más.

10 tips para alivianar el peso de tus maletas

6. Lo más pesado va contigo

Regla muy conocida por los viajeros expertos: lo más pesado va contigo. Esto significa (salvo que las condiciones climáticas lo hagan insoportable) que debes llevar puestos las botas, el sweater y la campera. Esto te ahorrará una maleta extra.

7. Lavandería

En el 99% de los destinos turísticos encontrarás una lavandería. Aprovecha lo bueno de la vida y evita cargar con toneladas de ropa cuando puedes llevar sólo dos o tres mudas y lavarlas.

8. Cosas pequeñas, maletas livianas

Las cosas más pequeñas e insignificantes son responsables de gran parte del peso de un equipaje. Por eso mucho antes de empacar comienza a comprar versiones miniatura de las cosas de uso diario: shampoo, dentífrico, cremas, bronceador, repelente de insectos. Si no consigues productos en versiones pequeñas, puedes dosificar los que tienes en botellas de menos tamaño.

10 tips para alivianar el peso de tus maletas

9. Guías, planos y esos miles de papeles

¿Cuando planificas tu viaje sueles llevar todos los folletos que tienes, mapas, guías, revistas, en fin, todo el material que puedas conseguir? Todo lo que sea papel –aunque no lo parezca– termina siendo de lo más pesado. Prueba anotar los datos más importantes en una sola libreta o enviarte a ti mismo un correo electrónico con toda la información, siempre que sepas que contarás con Internet en tu destino.

10. Presentes y souvenirs

¿Quién nunca se ha llevado un bonito souvenir para tener un recuerdo del viaje? Hay quienes van aún por más y llevan presentes para todos sus familiares y amigos. Si eres de los que no pueden dejar de hacer obsequios, elige comprar algún alimento regional como dulces, enlatados… lo que sea que te haya llamado la atención. De regreso, podrás invitar a tus seres queridos para que prueben los manjares que has traído y de paso que vean las fotografías del viaje.

Llevar equipaje liviano no es un alivio únicamente a la hora de pagar sobreprecio en el aeropuerto, además puede resultar muy cómodo si deseas recorrer un trecho a pie o viajar como mochilero.

Cuando comprar un vuelo para que sea barato

Publicado por : Cotow3b/ 167 0

Existe un límite de tiempo en el que puedes encontrar los vuelos más baratos dependiendo de la temporada, así como de tu destino.

Verano. Estamos a pocos meses de que llegue el verano, así que tal vez sea el momento de comprar tu boleto de avión, pues de acuerdo con un estudio, el secreto para lograr el mejor precio es buscar tu pasaje entre uno y cuatro meses antes de tu viaje. De modo que si quieres conseguir un precio barato, debes comprarlo entre 21 y 121 días de anticipación a tu salida de viaje.

Si buscas un vuelo entre dos o tres semanas antes de la fecha planeada, conseguirás un precio decente, pero no te esperes una semana antes, pues te será imposible. Ahora si lo compras seis días antes de partir estarás pagando entre seis mil y cuatro mil pesos de más.

Invierno. Si quieres encontrar los mejores precios para tus vacaciones de invierno, el mejor momento para comprar el boleto es 62 días antes de la fecha programada.

Es decir, si quieres viajar a principios de diciembre, tendrías que comprar tu boleto a más tardar a principios de octubre.

En caso de querer viaja en temporada navideña o año nuevo, debes tener lista la tarjeta y comprar entre el 22 y 29 de octubre.

Los vuelos de martes y miércoles suelen ser más baratos, mientras que los dominicales tienden a ser más caros.